martes, 22 de noviembre de 2011

Ébola-Marburg, virus mortíferos: encuentran el primer Filovirus en España.


Los virus Ébola y Marburg pertenecen a la familia de los Filovirus, que causan fiebres hemorrágicas en humanos y monos. Son uno de los virus más letales que se conocen, su mortalidad puede llegar al 90%. Tras un periodo de incubación de unos pocos días, comienzan fuertes dolores de cabeza, fiebre, diarrea acuosa, dolor abdominal, nauseas, vómitos, anorexia, .... Una semana después, aparecen erupciones cutáneas, hemorragias digestivas y pulmonares,  y en mucosas. Y en menos de dos semanas, necrosis en hígado, riñón y bazo, coagulación sanguínea (que debe ser una sensación bastante desagradable),  pérdida de fluidos por todos los orificios y la muerte. Vamos, que como virus patógenos no tienen desperdicio.

La familia de los Filovirus incluye dos géneros: Ébola y Marburg.
Microscopía electrónica de partículas del virus Marburg (100.000 X).

Hasta ahora solo se había detectado infecciones naturales por Filovirus en el África subsahariana y en Filipinas, y se sabía que los murciélagos actúan como reservorio o “almacén” y como vectores o transmisores de los Filovirus en África. Un grupo de colegas españoles han publicado en PLoS pathogens el descubrimiento del primer Filovirus parecido al Ébola en Europa.

Desde hacia tiempo se había detectado la muerte repentina de varias colonias de murciélagos insectívoros en cuevas de España, Francia y Portugal. Los investigadores han examinado los cadáveres de murciélagos de la cueva del LLoviu en Asturias (España) y, por técnicas moleculares de amplificación del ARN, han encontrado secuencias del genoma de un Filovirus en muestras de hígado, pulmón y otros órganos. Los análisis genómicos sugieren que este virus, que los autores han denomina LLoviu virus, es genéticamente distinto de Ébola y Marburg, pero de la misma familia de los Filovirus. Se trata por tanto del primer Filovirus detectado en Europa, que no ha sido importado de áreas endémicas como África.


La cueva del LLoviu, también conocida como cueva de Peón,
es una de las mayores de Asturias. Está formada por una amplia galería inicial que se divide en dos ramas, ambas recorridas por un río subterráneo.
Alberga cinco especies distintas de murciélagos,
algunas formando grandes colonias.

No está claro si este virus es patógeno para los murciélagos, aunque solo lo han detectado en las muestras de animales muertos, pero no en murciélagos sanos. Además, la demostración de su existencia ha sido por técnicas genéticas, por amplificación y secuenciación de su genoma, no por cultivo celular. Por supuesto, este nuevo Filovirus no está asociado a ninguna patología humana. Aunque sabemos que los murciélagos transmiten varias tipos de enfermedades infecciosas y que no es nada recomendable tenerlos como “mascotas”, la demostración de la existencia de estos Filovirus no debe atemorizarnos y podemos seguir disfrutando de la belleza de nuestras grutas y cuevas.

Muchas enfermedades humanas tiene su origen en los animales, y muchos virus han “pasado” de los animales al hombre. Desde hace años existe un sistema de vigilancia global con objeto de prevenir posibles epidemias mundiales o pandemias: Global Viral Forecasting Initiative. Incluye varios laboratorios repartidos por el planeta que se dedican a estudiar qué virus se mueven de los animales a las poblaciones humanas, cómo lo hacen y con qué frecuencia. Una manera de prevenir y estar preparados para nuevas amenazas.

Discovery of an Ebolavirus-like filovirus in Europe. Negredo, A., et al. PLoS Pathog. 2011, 7(10):e1002304.

2 comentarios:

  1. wooow esta muy interesante, es la primera vez que leo este blog y me parece perfecto, soy estudiante de biologia, aqui en Mexico, y esto de los virus y bacterias se ha vuelto mi pasión, gracias por transmitir sus conocimientos...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Tania, por seguir el blog desde ese extraordinario país!. Para que los blogs no "mueran" hay que darles mucha publicidad, así que te animo a que lo cuentes entre tus colegas. Gracias,
    Ignacio

    ResponderEliminar