martes, 1 de noviembre de 2011

Escherichia coli, nuevo agente del FBI: codificar mensajes secretos empleando bacterias


Cuando éramos pequeños nos gustaba jugar a espías y nos imaginábamos  escribiendo mensajes secretos con tinta invisible.

Un grupo de investigadores han desarrollado un original método para enviar mensajes ocultos empleando bacterias. El sistema, denominado Stenography by Printed Arrays of Microbes (SPAM) permite escribir y codificar un mensaje empleando un array de cepas de Escherichia coli genéticamente modificadas (PNAS).


Consiste en una matriz o conjunto de puntos generados por siete cepas distintas de Escherichia coli, cada cepa expresa una proteína fluorescente de distinto color como marcador. Según la posición de las bacterias en la matriz se generará un patrón de colores diferente que se traducirá en un código distinto. Así, han sido capaces de codificar, enviar y liberar información empleando microorganismos vivos como portadores de los datos.

Las bacterias fluorescentes se crecen en un medio selectivo y las colonias bacterianas se transfieren en un orden concreto, según el mensaje que se desea escribir, a una membrana, que es la que se envía al receptor del mensaje. El receptor, emplea esta membrana para recrecer las bacterias y según el orden de los colores (la fluorescencia) que emiten las bacterias y un código alfanumérico determinado, puede descifrar el mensaje enviado. Además, este sistema se puede combinar añadiendo a las cepas genes de resistencia a distintos antibióticos, de manera que según el antibiótico empleado para recrecer las bacterias se puede obtener un mensaje u otro.

Con siete proteínas fluorescentes distintas, se genera un código 
de 26 letras, 10 números y 9 símbolos.

La esteganografía consiste en aplicar técnicas que permitan el ocultamiento de mensajes u objetos dentro de otros de modo que no se perciba su existencia. Es una manera de proteger la información y evitar que un probable intruso ni siquiera sepa que se está transmitiendo información sensible.

Esta es la primera vez que se emplean microorganismos vivos como portadores de mensajes encriptadas o codificados, una nueva disciplina que se puede denominar infobiología, en la que se combinan la bioquímica con la teoría de la información para producir un mensaje alfanumérico.


Palacios, M.A., et al. 2011. InfoBiology by printed arrays of microorganism colonies for timed and on-demand release of messages. Proc. Natl. Acad. Sci. USA. 108(40):16510-4.

2 comentarios:

  1. Muy bueno Nacho. Siempre me han gustado las de espías.
    Por cierto, te dejo un link de un blog de Micro muy bueno que acaba de empezar: www.lesmicrobes.com (en inglés)

    ResponderEliminar
  2. Pero, ¿cómo se pueden enviar las bacterias vivas? Es muy interesante, pero no consigo imaginarmelo.

    Leticia

    ResponderEliminar