martes, 21 de febrero de 2012

Los delfines también tienen brucelosis


La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Brucella, un patógeno que afecta a mamíferos, incluido el hombre. La brucelosis animal genera graves pérdidas económicas en el sector ganadero por aborto e infertilidad. La brucelosis humana es consecuencia de la brucelosis animal, puesto que el animal enfermo o infectado es la principal fuente de infección para el hombre. Desde el punto de vista médico y económico, esta enfermedad representa un problema sanitario de primer orden

Brucella se ha aislado de animales domésticos (vacas, cabras y ovejas, cerdos, perros, …) y de especies silvestres (renos, jabalíes, búfalos, camellos, pequeños roedores, …). Desde hace años se han descrito también aislamientos de esta bacteria en mamíferos marinos, como delfines, marsopas, ballenas y focas. Ahora, un grupo de científicos, colegas y amigos de Costa Rica, han publicado una revisión sobre la brucelosis en cetáceos 


La mayoría de los aislamientos de Brucella en cetáceos
(ballenas, delfines y marsopas)
se han descrito en animales heridos o varados en las costas.

La brucelosis es una infección bastante común en cetáceos: Brucella, en concreto Brucella ceti, se ha detectado es varias especies distintas, principalmente delfines. Además, tiene una distribución prácticamente mundial, siendo las costas del océano Atlántico Norte el área donde más casos se han detectado. La bacteria se ha aislado de órganos reproductores, placenta y fetos abortados, sangre, lesiones cardiacas, cerebro y fluido cerebroespinal, lesiones articulares, pulmón, hígado y otros órganos. Se cree que puede causar aborto infeccioso, pérdida de la fertilidad, neurobrucelosis, endocarditis, lesiones óseas, etc. Por ello, es muy probable que la brucelosis, una enfermedad crónica severa, sea una de las causas de la desorientación de estos mamíferos marinos y de sus apariciones varados en las costas. Cómo la bacteria Brucella ceti puede transmitirse en el mar de una animal infectado a otro es intrigante. Se sospecha que, como en otros mamíferos terrestres, se pueda transmitir por contacto sexual, de la madre al feto, a través de los tejidos del feto o la placenta o incluso por ingestión de otros peces contaminados. Aunque se ha atribuido algún caso aislado de brucelosis humana a este tipo de brucelas aisladas de mamíferos marinos, parece que la infectividad de Brucella ceti en humanos es baja.


Distribución oceánica de cetáceos con
diagnóstico serológico positivo para Brucella.

Esta excelente revisión sobre la brucelosis en cetáceos nos recuerda que esta apasionante bacteria, capaz de multiplicarse dentro de las células del animal que infecta, es un patógeno muy importante que causa una de las zoonosis bacterianas más extendidas del planeta.

También en AUDIO en el podcast del microbio!.
 

Brucella ceti and brucellosis in cetaceans. Guzmán-Verri C, et al. 2012. Front. Cell. Inf. Microbio. 2:3.

5 comentarios:

  1. Pobrecitos. Hay alguna pauta terapeutica si se diagnostica a tiempo?

    ResponderEliminar
  2. SE te ve el plumero, decano:"apasionante bacteria"??
    Pero sigue así, esta página da mucho juego

    ResponderEliminar
  3. Hola Ignacio

    Voy a adaptar esta entrada para guión radiofónico. Ya te pasaré el link cuando lo publique en el podcast

    ResponderEliminar
  4. Lo prometido es deuda:

    http://podcastmicrobio.blogspot.com.es/2012/05/brucelosis-y-ballenas.html

    Un saludo

    ResponderEliminar