jueves, 28 de junio de 2012

Los retrovirus ya infectaron a los Neandertales


La mayoría de los retrovirus infectan células somáticas, pero en algunos casos muy raros pueden infectar también las células germinales o gametos. De esta forma pueden integrarse en el cigoto y quedar en el genoma del huésped. Se convierten así en retrovirus endógenos. Son, por tanto, secuencias de ADN de retrovirus presentes en el genoma de muchos vertebrados (incluidos los humanos). Son “reliquias” de antiguas infecciones virales que quedan “fosilizadas” en nuestro genoma. Se calcula que más del 8% de nuestro genoma está compuesto de este tipo de secuencias derivadas de retrovirus. Se transmiten de una generación a otra y persisten integrados en el genoma a lo largo de miles de años. Se cree que han jugado un papel muy importante en el proceso evolutivo humano.

 
Se calcula que los Neandertales y los humanos modernos llegamos a convivir durante más de 10.000 años en Europa y que hace unos 30.000 años desaparecieron definitivamente.

Los humanos modernos (Homo sapiens) compartimos un ancestro común con otros dos tipos de homínidos arcaicos, los Neandertales y los Denisovanos, de hace unos 800.000 años. La población que dio lugar a los homínidos modernos (o sea a nosotros los Homo sapiens) se separó de Neandertales y Denisovanos hace unos 400.000 años.  El año pasado se publicaron las secuencias de los genomas de estos dos homínidos arcaicos, a partir del ADN de sus fósiles.

Ahora un grupo de investigadores las han analizado para buscar secuencias de retrovirus endógenos.
Han identificado muchas secuencias de retrovirus en los genomas de ambos homínidos que también están presentes en los humanos modernos y que, por tanto, se formaron en el ancestro común a los tres linajes: Homo sapiens, Neandertales y Denisovanos. Sin embargo, encontraron 14 secuencias de retrovirus exclusivas de estos homínidos arcaicos, que no aparecen en los humanos modernos. Algunos de estos retrovirus aparecen en ambos, en Neandertales y Denisovanos, lo que es consistente con la hipótesis de que estos homínidos arcaicos compartieron un ancestro común mas reciente que el que compartían con el linaje de los humanos modernos. Además, la existencia de retrovirus endógenos que aparecen en Denisovanos y no en Neandertales, confirma también la hipótesis de que ambos linajes se separaron hace miles de años y permanecieron distintos. 


Aunque son necesarios análisis más precisos de los genomas de estos antepasados nuestros, esta investigación demuestra que los retrovirus infectaron las líneas germinales de estos homínidos ancestrales después incluso de haberse separado del linaje que dio lugar a los humanos modernos.  Estos estudios demuestran también que este tipo de análisis puede ayudar a discernir los procesos o etapas de nuestra propia evolución.

Neandertal and Denisovan retroviruses. Agoni, L., et al. Current Biology, Volume 22, Issue 11, R437-R438, 5 June 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada