miércoles, 17 de octubre de 2012

No sólo falsifican Rolex y Lacoste: medicamentos fraudulentos que ponen en riesgo vidas humanas

Hace unos pocos meses se publicó un estudio en Research and Reports in Tropical Medicine en la que se comparaba la calidad de los medicamentos en varios países según dónde se habían fabricado. Se estudiaron 2.652 muestras de medicamentos adquiridos en 19 ciudades distintas de 17 países en vías de desarrollo. Los medicamentos eran varios antibióticos y otros contra la malaria y la tuberculosis. Los resultados muestran que más del 31 % de los medicamentos adquiridos en África no pasaban los estándares de calidad de los organismos internacionales. ¿Te imaginas dónde se habían fabricado la mayoría de esos medicamentos? Efectivamente!:  cerca del 18 % de los medicamentos aprobados por la OMS pero provenientes de China no pasaron los test de calidad. Los medicamentos adquiridos en África son los de peor calidad y los fabricados en China fallan siete veces más que los fabricados en India, por ejemplo. Con este estudio se confirma que las ciudades con mejores índices de salud tenían también mejor calidad de sus medicamentos.

 
Un caso concreto acaba de publicarse en Lancet, por un grupo de colegas de la Clínica Universidad de Navarra. En octubre de 2011 llegó a la consulta una mujer de 28 años con síntomas claros de malaria que había viajado a un país africano. Ya había padecido malaria en tres ocasiones anteriores. Esta vez compró la medición (Artesunat) en África. Normalmente con tomar esta medicación durante tres días es suficiente para controlar la infección. Sin embargo, los síntomas no remitieron y decidió ir a la clínica. Mientras se recibía la medicación -que en España debe suministrar el Ministerio de Sanidad- , los médicos decidieron tratarle con la medicina que ella misma había comprado en África. Sin embargo, seguía sin mejorar y acabó en la UCI. Cuando por fin pudieron suministrarle la nueva medicación mejoró inmediatamente. Esto hizo sospechar a los médicos que decidieron enviar el medicamento africano a la Escuela de Medicina Tropical de Londres para analizar sus componentes. Los resultados demostraron que dicho medicamento no tenía ningún principio activo, lo que le habían vendido era un fraude, un medicamento falso sin principio activo: pastillas de nada! 


Según los autores, todo hace pensar que en África hay un tráfico diferencial:
a un occidental no le venden el falsificado para no meterse en problemas, pero no ocurre lo mismo con los nativos.

Estos hechos ponen de manifiesto el drama de la falsificación de medicamentos,  que seguramente mata a miles de personas en los países en vías de desarrollo. Además, fabricar fármacos de mala calidad, no solo no curan, sino que favorecen la aparición de resistencias lo que a la larga causa que los medicamentos buenos pierdan su efectividad.

Si te interesa también puedes oir esta noticia

Bate, R., et al. (2012). Anti-infective medicine quality: analysis of basic product quality by approval status and country of manufacture Research and Reports in Tropical Medicine DOI: 10.2147/RRTM.S33108  

Chaccour, C., et al. (2012). Travel and fake artesunate: a risky business The Lancet, 380 (9847) DOI: 10.1016/S0140-6736(12)60649-7

1 comentario:

  1. Hola Ignacio.

    Te paso el enlace del programa radiofónico basado en esta interesantísima historia

    http://podcastmicrobio.blogspot.com.es/2012/11/falsos-medicamentos.html

    Un saludo

    ResponderEliminar