martes, 10 de junio de 2014

Los microbios de la tribu Hadza


Comparan la microbiota intestinal de los Hazda con la de un grupo de “urbanitas” italianos

Los Hazda son una tribu de cazadores-recolectores de Tanzania. Viven en el Parque Nacional del Serengueti y se calcula que están constituidos sólo por unos mil individuos. No cultivan la tierra, no crían ganado y viven sin reglas ni calendarios. Su forma de vida ancestral es similar a la de hace decenas de miles de años, antes incluso del uso de la agricultura por los seres humanos. Como ni cultivan plantas ni domestican animales, su dieta consiste sólo en alimentos silvestres, principalmente carne de animales silvestres, miel, tubérculos, frutas y baobabs.


Los Hadza.

La microbiota intestinal humana (ese conjunto de miles de microbios distintos que viven plácidamente en nuestro interior) está directamente relacionada con nuestra salud e influye en nuestra nutrición, metabolismo, en nuestras defensas (función inmunitaria) y en la resistencia a otros microbios  patógenos. Sabemos que la composición de la microbiota varía con la dieta, el estilo de vida y el ambiente externo. Por tanto, el estilo de vida puede influir en los microbios de nuestros intestinos.

Para explorar esta variación y entender cómo las bacterias han podido co-evolucionar con los humanos, un grupo de investigadores han estudiado  la diversidad microbiana en una comunidad de la tribu Hazda, y la han comparado con la microbiota de un grupo de italianos “urbanitas”, que como buenos mediterráneos se alimentan de productos de la agricultura y ganadería y alimentos procesados, como pizza y pasta, por ejemplo.

Para ello, han tomado muestras [de heces :-(] de 27 voluntarios de la tribu Hazda y de 16 italianos, todos ellos “guapos” y sanos. Han extraído el DNA de las muestras, han amplificado por PCR un fragmento de la región V4 del gen 16 sRNA (que sirve para identificar las bacterias) y lo han secuenciado. Los análisis y comparaciones de las secuencias han permitido concluir que los Hazda tiene una riqueza y biodiversidad microbiano mucho mayor que los italianos.

Algunas características son únicas de los Hazda, como por ejemplo, la ausencia prácticamente total de bifidobacterias, algo inesperado y que hasta ahora no se había visto en ningún estudio sobre la microbiota intestinal humana. Quizá esto puede estar relacionado con que los Hazda no están en contacto con animales de granja y domesticados.


Bifidobacterium es un género de bacterias Gram positivas, con frecuencia ramificadas. Son uno de los grupos de bacterias más frecuentes en el intestino, sobre todo en el colon.

Otra característica de los Hazda es el aumento o enriquecimiento en el intestino de bacterias de los grupos Prevotella, Treponema, Bacteroidetes y de un tipo peculiar de Clostridium y Ruminococcus, probablemente relacionado con su dieta rica en plantas fibrosas. También, se observó entre los Hazda una diferencia por sexos, las bacterias intestinales de las mujeres eran diferentes de las de los hombre. Quizá esto también pueda estar relacionado con una clara división de las tareas entre los sexos y con diferencias en la dieta (las mujeres comen más plantas y tubérculos, mientras que los hombres son más carnívoros y toman más miel).

Un dato también interesante de este estudio es que más del 33% de las secuencias de DNA obtenidas quedaron sin identificar, sin asignar a ningún género bacteriano, porque no se parecían a nada de lo que hay en las bases de datos. Todavía hay por tanto mucho trabajo por delante.

Este estudio demuestra que el estilo de vida moderno, industrializado, influye en nuestros microbios y coincide con una tendencia a reducir la diversidad microbiana. Quizá podemos sugerir que cuanto más “urbanitas” somos, menos diversa es nuestra microbiota intestinal.

Gut microbiome of the Hadza hunter-gatherers. Schnorr, S. L., et al. Nat Commun. 2014. 5:3654. doi: 10.1038/ncomms4654.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada