lunes, 21 de julio de 2014

El mejor amigo del hombre: perros, polvo, bacterias y alergias


El 92% de nuestro tiempo lo pasamos en el interior de los edificios: los microbios a los que estamos expuestos proceden en su inmensa mayoría de ambientes interiores.

Por mucho que te empeñes en limpiar, barrer y pasar el aspirador siempre hay polvo en una casa. Pero además, si tienes perro en casa la composición del polvo es diferente. Se ha demostrado que convivir con perros en casa cuando eres pequeño reduce el riesgo de desarrollar enfermedades alérgicas y esto está relacionado con el tipo de polvo que hay en casa y en concreto con la exposición a los microbios del polvo.


A pesar de la complejidad del microbioma gastrointestinal (el conjunto de microbios de tu intestino), se sabe que la presencia o ausencia de determinadas bacterias en el intestino puede afectar a las defensas, al sistema inmune. Por ejemplo, un aumento significativo de bacterias como Escherichia coli o Clostridium difficile en heces de bebés de solo tres semanas de edad está asociado con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades alérgicas en la niñez. La administración de antibióticos en edades muy tempranas también se ha relacionado con una mayor incidencia de asma en la niñez. Por el contrario, la exposición a mascotas, particularmente a perros, se ha relacionado con un menor riesgo de desarrollar determinadas enfermedades. Existe por tanto una relación entre la exposición a determinados ambientes microbianos, la composición de la microbiota intestinal y la protección a algunas enfermedades alérgicas o respiratorias.

Ahora un grupo de investigadores han demostrado que la exposición al polvo de una casa con perro protege de algunas patologías relacionadas con determinadas alergias. Para ello, han tomado muestras del polvo de dos casas: una en la que vivía una familia con un perro y la otra sin perro. Han extraído el DNA total de las muestras y lo han amplificado mediante PCR para determinar las bacterias presentes. Lo primero que comprobaron es que el polvo de la casa con perro tenía una composición mucho mas diversa de microbios que el polvo de la casa sin perro: el número de grupos distintos de bacterias era mucho mayor, la diversidad microbiana era mayor. Si tienes perro en casa, también tienes más microbios (pero ojo!, esto quizá no sea malo, sigue leyendo).


Luego han estudiado cómo puede afectar al organismo la exposición a dicho polvo. De momento todos los análisis los han hecho en ratones. Han comprobado que la exposición al polvo de casa con perro altera la respuesta inmune de los animales, disminuyendo la respuesta de tipo Th2 y los niveles de IgE del suero, y modulando el número y la actividad de los linfocitos T.

A continuación, mediante microarrays han analizado la composición del microbioma intestinal de los ratoncitos expuestos a los distintos tipos de polvo. La composición de los microbios intestinales era diferente según el tipo de polvo al que habían sido expuestos: los animales expuesto al polvo de casa con perro tenían una microbiota intestinal enriquecida en bacterias de los grupos Clostridium y Bacillus, pero sobre todo Lactobacillus, en concreto Lactobacillus johnsonii. Además, han demostrado que la administración de esta bacteria concreta a los ratones les protege contra alergias y contra la infección con el virus respiratorio sincitial. Esta protección mediada por la bacteria Lactobacillus johnsonii está asociada con una reducción significativa de determinados tipos de linfocitos activados y de citoquinas.

"La exposición al polvo de casa favorece el aumento de la bacteria Lactobacillus en el intestino y mejora las defensas contra los alergógenos y las infecciones virales".

Nosotros estamos continuamente expuestos y en contacto con los microbios. En las últimas décadas ha aumentado dramáticamente el tiempo que pasamos en el interior de nuestra casa, en la oficina o dentro de un edificio. Algunos calculan que el 92% de nuestro tiempo lo pasamos en el interior de los edificios, por lo tanto los microbios a los que estamos expuestos proceden en su inmensa mayoría de ambientes interiores. Este trabajo demuestra que la exposición al polvo de una casa con perro protege contra alergias y afecta significativamente a la composición del microbioma intestinal. Además, identifica a Lactobacillus johnsonii como la bacteria intestinal responsable de influir en el sistema inmune de forma que se proteja frente a infecciones respiratorias. De momento todo esto se ha demostrado en ratones. Demuestra que la exposición a distintos ambientes afecta a la composición del microbiona intestinal, que está asociada a la respuesta inmune e influye en la protección frente a alergias e infecciones respiratorias. Y no cabe duda de que el perro sigue siendo el mejor amigo del hombre y de que un poco de polvo en casa es bueno para la salud!

House dust exposure mediates gut microbiome Lactobacillus enrichment and airway immune defense against allergens and virus infection. Fujimura KE, et al. Proc Natl Acad Sci U S A. 2014. 111(2):805-10. doi:10.1073/pnas.1310750111.

2 comentarios:

  1. Siempre se ha dicho que lo mejor es dejar a los niños que jueguen y se manchen. Hayq ue exponerse de pequeños a los alergenos para poder combatirlos de mayores!

    ResponderEliminar