martes, 12 de agosto de 2014

Cinco mitos falsos sobre el Ébola


El actual brote de Ébola es único por varias razones. Es la primera vez que un brote de Ébola atrae el interés internacional de todos los medios de comunicación, es la primera vez que se detecta en el oeste de África, es la primera vez que afecta a poblaciones urbanas, es el más extenso de los habido hasta ahora, con más de 1.848 casos confirmados y  1.013 muertos, y es la primera vez que ha infectado y matado ciudadanos de otros países. Pero además del interés, desgraciadamente, hay cierta histeria y exageración. Aquí recojo algunos mitos que circulan sobre esta enfermedad infecciosa.

Mito nº 1: el Ébola ha matado a mucha gente

La infección por Ébola es muy seria, con tasas de mortalidad muy altas, pero la realidad es que no ha habido muchas muertes en total por el virus Ébola. Desde que se detectó por primera vez en 1976,  el Ébola ha causado aproximadamente unos 4.000 infectados y 2.400 muertos, lo que supone una media de 64 muertos por año en 38 años. Por el contrario, la malaria mata más de 600.000 personas al año, cerca de 68 personas por hora! El Ébola es exótico, aterrador y un buen reclamo mediático pero no está entre los microbios asesinos más peligrosos. Si realmente te preocupan las causas de muertes, los accidentes de coche, la gripe o incluso los rayos en días de tormenta matan más gente que el Ébola.


Mito nº 2: el Ébola siempre es mortal

Existen cinco tipos distintos del virus Ébola: Zaite ebolavirus, el más mortífero y el que está causando el actual brote en África; Sudán ebolavirus, el siguiente en mortalidad y en frecuencia de brotes; Bundibugyo ebolavirus, del que solo ha habido un brote en 2007; Taï Forest ebolavirus, con un único caso humano; y Reston ebolavirus. Los cuatro primeros son todos de origen africano, y la tasa de mortalidad va desde un 25% para el ebolavirus Bundibugyo hasta casi el 90% en algunos brotes de Zaire ebolavirus. Por tanto, no todos los infectados por Ébola mueren.

El ebolavirus Reston, por ejemplo, no es mortal. Se descubrió en Filipinas y de ahí se importó a EE.UU. en un cargamento de monos para investigación hasta Reston (Virginia). Los monos enfermaron y en 1989 se identificó el virus Reston. Se descubrió que uno de los cuidadores tenía anticuerpos contra el virus, lo que significaba que había estado expuesto al virus. Sin embargo, no tuvo síntomas. Desde entonces el ebolavirus Reston se ha encontrado en más personas e incluso en cerdos en Filipinas, pero ninguna persona ha enfermado. Los dos americanos infectados en África que han sido llevado a EE.UU. no son, por tanto, los primeros casos de Ébola en ese país.

Mito nº 3: el brote actual es el más mortífero de los que ha habido hasta ahora.

Según datos del 9 de agosto, ha habido un total de 1.848 afectados y 1.013 fallecidos, la tasa de mortalidad de este brote es del 55% aproximadamente, muy similar a otros brotes anteriores. El brote actual no es el más mortífero de los que ha habido hasta ahora, los últimos brotes en el Congo entre los años 2001 y 2007 tuvieron tasas de mortalidad entre el 71 y el 89%.

Mito nº 4: todo el mundo que muere de Ébola sufre horribles hemorragias generalizadas

Influenciados por espectaculares secuencias de películas como Zona Caliente de Dustin Hoffman, se cree que la infección por Ébola supone que te licúas por dentro y sufres hemorragias por todos los orificios de tu cuerpo. Pero esto no es lo más común. Lo más frecuente es que los pacientes se encuentren muy débiles y con fiebre alta. Puede haber sangre en vómitos y diarreas y ocasionalmente en las encías y por la nariz. El mayor problema es la deshidratación y en algunos casos la administración de fluidos por vía intravenosa puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Pero la sangre no se desparrama de la piel de una persona con solo tocarle, como la película Zona Caliente sugiere.

Mito nº 5: el Ébola proviene de los monos

La película Estallido, en la que un simpático mono capuchino es el origen de muerte y destrucción, ha extendido la falsa idea de que el virus proviene de los monos.

Es verdad que los primeros casos humanos de un brote de Ébola suelen surgir por contacto con monos infectados, o por consumir carne de animales salvajes, no solo de monos. Pero los primates no son el origen del virus. De hecho, incluso el ebolavirus Reston puede enfermar a los monos y los otros virus Ébola son una de las primeras causas de muerte de chimpancés y gorilas en África central. En realidad, los primates no humanos sufren por el Ébola mucho más que nosotros.

Por el contrario, los murciélagos que comen frutas parecen ser el primer reservorio o almacén del Ébola. Las personas se pueden infectar del Ébola por comer murciélagos, o por estar en contacto con superficies o frutas que los murciélagos hayan contaminado, o a través de otros animales que se han infectado por los murciélagos y actúan como intermediarios, como los chimpancés o los gorilas.

El virus Ébola no va acabar siendo un epidemia mundial (pandemia) como la gripe o el HIV. El brote en África acabará controlándose y el virus volverá a su escondite en la selva hasta que de nuevo alguien desgraciadamente vuelva a ponerse en su camino.

(Basado en el artículo “Everything you know about Ebola is wrong” de Tara Smith - @aetiology - del 6 de agosto de 2014)

También te puede interesar:


4 comentarios:

  1. Muy bueno y esclarecedor , yo me pregunto que come esta gente y en que epoca del año se da mas el Ebola , tambien me pregunto si bajan la fiebre sistematicamente con paracetamol como en el dengue .......¿quisiera saber que come exactamente esta gente? igual muy buena la nota ......

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Julio. Celebro que te haya gustado. Lo siento, pero no te sabría contestar sobre sus costumbres culinarias. Aunque es verdad que en los mercados al aire libre puedes encontrar carne de animales silvestres y salvajes. Un posibilidad es que se puede contraer el virus al comer carne poco cocinada de monos, antílopes, murciélagos o incluso frutas que hayan sido infectadas previamente por los murciélagos. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, saludos desde Ecuador

    ResponderEliminar