domingo, 22 de marzo de 2015

¿Cuál es el animal más peligroso del planeta?

La mayoría de los tiburones tienen entre 5 y 15 filas de dientes en cada mandíbula. Un gran tiburón blanco puede llegar a tener unos 3.000 dientes de unos 7,5 cm, tan afilados que fácilmente pueden atravesar un hueso. En unos pocos segundos, un tiburón puede destrozarte. Por eso, mucha gente piensa que el tiburón es el animal más peligroso del planeta. Pero en realidad se contabilizan poco más de 10 muertes al año por mordeduras de tiburón en todo el mundo.



El animal más peligroso del plantea, más incluso que el propio ser humano, es el mosquito, responsable de unas 725.000 muertes anuales


Se conocen más de 100 enfermedades infecciosas humanas distintas causadas por virus que son transmitidos por mosquitos. Los virus transmitidos por artrópodos o insectos se denominan arbovirus, un abreviatura del inglés arthropod-borne-virus. Hay más de 500 virus distintos que son arbovirus, suelen ser virus de las familias de los Togavirus, Flavivirus y Bunyavirus, todos ellos con el genoma tipo ARN. Suelen ser infecciones que afectan a varios órganos. Habitualmente reciben el nombre según los síntomas que producen o el lugar donde se descubrieron por primera vez. Fiebre amarilla, dengue, Chikungunya, fiebre del Nilo occidental, encefalitis de San Luis, fiebre hemorrágica de Crimea, fiebre del valle del Rift son algunos ejemplos de enfermedades víricas transmitidas por artrópodos. Suelen causar infecciones leves que cursan con fiebre, dolor de cabeza y erupción cutánea. Sin embargo, en algunos casos puede causar enfermedades graves como encefalitis o fiebres hemorrágicas que pueden ser fatales: la mortalidad de la encefalitis venezolana por un Alfavirus puede llegar al 70%, por ejemplo. Estas enfermedades suelen estar asociadas a las zonas geográficas donde viven estos mosquitos y los animales que sirven de reservorio, normalmente las zonas tropicales y subtropicales.

Pero además hay otras enfermedades infecciosas no causadas por virus que también son transmitidas por insectos, como malaria, mal de Chagas, leishmaniasis, esquistosomiasis, filariasis linfática, ceguera de los ríos, etc.

Los virus se multiplica dentro del insecto, en las glándulas salivares o en el intestino. Los insectos son su huésped natural. Suelen ser mosquitos de las especies Anopheles, Culex,  Aedes o Phlebotomus, que se alimentan de sangre. También hay arbovirus transmitidos por garrapatas. Todos estos insectos trasmiten el virus a animales silvestres que actúan como reservorio o almacén del virus: roedores, aves, monos u otros mamíferos. El ciclo natural del virus se mantiene por tanto entre los artrópodos, que actúan de vector, y los animales silvestres que son el almacén del virus. El virus entra en el mosquito cuando pica al animal infectado y se alimenta de su sangre. El virus llega a las glándulas salivares del mosquito donde se replica.


A veces ocurre que estos mosquitos transmiten la infección al hombre. Al picar a una persona hacen una pequeñísima lesión en la piel, suficiente para que sirva de puerta de entrada del virus. A través de la saliva o de las heces del mosquito (algunos tienen la mala costumbre de defecar cuando pican), el virus entra en nuestro organismo. El virus pasa a nuestra sangre, se multiplica y se extiende por todo el cuerpo produciendo la enfermedad.

El control de estas enfermedades transmitidas por arbovirus requiere normalmente el control o la eliminación del vector, de mosquitos y garrapatas. Muchas veces, la colocación de sencillas mosquiteras en las ventanas tienen un efecto mucho más eficaz que una vacuna.

También te puede interesar:






- Excelente vídeo sobre el ciclo biológico de Plasmodium, el parásito de la malaria transmitido por mosquitos (en inglés, 1:11)

No hay comentarios:

Publicar un comentario